domingo, 19 de agosto de 2007

-HISTORIA DEL MOVIMIENTO JUVENIL-

Este texto reconstruye desde una perspectiva histórica algunos de los hitos más significativos de la organización juvenil en la localidad de Ciudad Bolívar, ejercicio de reconstrucción de la memoria desarrollado a partir de entrevistas a diez lideres juveniles de la zona en la que se identificaron tres periodos históricos, actores individuales y colectivos, narrativas de eventos y un análisis proyectivo del movimiento. Los relatos consolidados en las entrevistas permitieron identificar narrativas conjuntas y diversas que desde la oralidad permiten rescatar cotidianamente la memoria del movimiento, desde sus actores y desde las diferentes organizaciones también es posible recrear diferentes versiones de un solo evento, historias variadas y múltiples desde las cuales se da sentido al presente, valorando y aprendiendo sobre el pasado y permitiendo proyectar el futuro.

La Conformación- Historias de Dinosaurios o “Jóvenes” Clásicos-

A finales de los ochentas y comienzos de los noventas se inician las primeras iniciativas organizativas de jóvenes en Ciudad Bolívar articulándose en barrios como San Francisco, Jerusalén, Compartir, Juan Pablo II, Arabia y la Estrella. Los jóvenes organizados se reunían a través de iniciativas culturales, comunicacionales y de defensa de los derechos humanos, en organizaciones como el Comité Juvenil Arabia, El Club Deportivo Juvenil San Francisco, El Colegio Técnico San Francisco, El Comité Juvenil Nueva Argentina, Semillas Creativas, Asojuvenil y Juana de Arco. Estas primeras organizaciones marcaran el rumbo para la conformación de la organización juvenil en la localidad.
A través de la conformación de grupos juveniles, los y las jóvenes de la localidad empiezan a visibilizarse como grupo poblacional estratégico en los debates que sobre el desarrollo que se estaban generando en la localidad y la ciudad. De igual manera sus vivencias y cotidianidades han permitido reconocer una forma de socialización diferencial a la de jóvenes de clases medias y altas, desde los cuales el acceso a derechos estuvo más influenciado por el acceso al mercado que al apoyo estatal. Desde la barriada bogotana las organizaciones juveniles hacen parte del desarrollo de las organizaciones populares urbanas que se consolidaron en la ciudad desde la mitad del siglo XX, su desarrollo autónomo permite reconocer desde el cuerpo juvenil nuevas formas de relación entre el Estado, la comunidad internacional y la sociedad. Desde una perspectiva etérea se reconocen diferentes formas de inserción de grupos poblacionales a la ciudad y la modernidad, desde los jóvenes populares se reclama el derecho a la vida y acceso a derechos fundamentales que desde la condiciones de inequidad de la ciudad no han logrado ser cubiertos por la barriada.
El movimiento se conformaba en una época, en la cual se gestaban procesos de reinserción con los grupos armados de izquierda, en donde la apropiación de territorio se obtenía a través de invasiones y piratería, pero también donde los espacios comunales eran valorados y significados como lugares de encuentro, de reunión y de organización. Los barrios donde se visibilizaron las primeras organizaciones juveniles fueron a la vez los lugares donde se presentaron las primeras muertes y masacres de jóvenes, y desde allí las organizaciones tienen como una de sus metas la lucha por la garantía, respeto y restitución del derecho a la vida. Un DERECHO que dos décadas después sigue siendo sistemáticamente vulnerado en la localidad.
En 1990 se crea la Consejeria Presidencial para la Juventud, la Mujer y la Familia, y en 1991 a través del decreto 808 del 13 de noviembre de 1991 se decreta la creación del Consejo Distrital de Juventudes, con la preocupación estatal de la relación del joven con fenómenos sociales como el narcotráfico, el sicariato y la delincuencia juvenil, una perspectiva en la cual el joven es visualizado como actor –victimario- de muchas problemáticas sociales. Sin embargo en Ciudad Bolívar “lo juvenil” ya se pensaba, se proyectaba, pero sobre todo se visualizaba de una manera distinta a como se construía desde el orden institucional.
En 1991 el movimiento juvenil crece y poco a poco se va uniendo a otras propuestas juveniles como por ejemplo, Buscando Espacios del Barrio El Perdomo, El Comité Juvenil Media Loma en Jerusalén y Asojuvenil en el Barrio Compartir. En ese mismo año, las organizaciones realizan un trabajo con Parches de la Localidad, recorren barrios como Compartir y Juan Pablo II, y a través de estrategias de trabajo de calle, artísticas y culturales, -El RAP- en aquella época, expresaron sus sueños y sus sentimientos, se crearon nuevos puentes comunicacionales con los grupos poblacionales adultos, pero también se reconoció a el “Otro” y “la Otra” como sujeto juvenil. La meta era la creación de territorios de afecto en donde se sanaba las rivalidades entre parches, y por ejemplo, muchachos de Juan Pablo que tenían conflictos con los jóvenes de Compartir construyeron a través de la cultura, nuevas formas de re-conocerse y convivir juntos. Muchos de estos jóvenes que fueron reconocidos como “no deseables” por sus comunidades volcaron sus potencialidades en pro de la organización juvenil constituyendo y cimentando las bases de la misma. Es con este grupo cuando en el año 1991 se construye el primer pacto de convivencia entre parches de la localidad y se crea el “Primer Festival Juvenil Por El Derecho a la Vida en Ciudad Bolívar”, este espacio estuvo acompañado por unos paneles para discutir sobre el conflicto territorial juvenil en los barrios de la localidad.
Hoy muchas de estas primeras organizaciones han cambiado sus nombres, han modificado sus estrategias acoplándose a las exigencias de los tiempos y del entorno, pero también en cada una de ellas hay cuatro o cinco generaciones de jóvenes que con su trabajo han construido localidad y perspectivas alternativas de desarrollo para la misma. Otras como Juana de Arco, grupo juvenil de mujeres, desapareció pero dejo un legado desde la perspectiva de género al movimiento.

Negociando con la institucionalidad: Lo Cultural y lo Juvenil un solo entramado Social

Algunas de las formas de mantenimiento de la organización juvenil fue a través de la consecución de recursos a través de distintas instancias, por ejemplo en 1993 se logra con la Consejeria para la Juventud, la Mujer y la Infancia y con el Programa de Servicios Sociales de la UNICEF la financiación de proyectos de cultura, comunicación y derechos humanos, iniciativas que fueron contratados y ejecutados por organizaciones no gubernamentales.
En ese mismo año la localidad vive el paro del 93, en donde las organizaciones sociales logran revindicar muchas de sus demandas, en el ámbito educativo y de adquisición de servicios públicos. Se negocia la construcción de una universidad, la construcción de más de 20 colegios, la construcción de algunos Centros de Salud y se dota de servicios públicos a casi el 70% de la localidad.
Sin embargo, este paro también tiene su cara negativa, y fue el no reconocimiento de otros derechos, que en ese momento y por ser intangibles no lograron ser revindicados. A través de muchos de estos derechos -no reconocidos-, se va conformando el movimiento juvenil, desde una apuesta basada en el Ser Humano y que trasciende las perspectivas consumistas de desarrollo.
Posteriormente existirían otros paros como los del año 1997 o el año 1999, pero ninguno de ellos tendría la fuerza del año 1993, porque ninguno logro volcar a toda una localidad a través de unos propósitos claros.
En el año 1993 se empieza a reconocer el trabajo de los y las jóvenes de la localidad, y se controvierten perspectivas desde las cuales, lo juvenil en la ciudad estaba constituido únicamente por el movimiento estudiantil o aquellas que planteaban que los y las jóvenes de los sectores populares, solo podrían ser “marihuaneros”, “ladrones” o “guerrilleros”. El Joven popular propone constructivamente al desarrollo de la ciudad, pero también su carácter leído algunas veces como contestario, es el reflejo de una sociedad que debe pensarse y construirse de manera distinta.
En los proceso de planeación local, lo cultural toma fuerza y se prioriza la construcción de las Casas Culturales de Nueva Argentina en Jerusalén y Buscando Espacios en el Perdomo, para esa época ya se habían comprado dos casas con recursos de la Fundación Corona, Asojuvenil y el CEPIC en Juan Pablo Segundo. (Hoy Semillas Creativas)
Por ello para comprender el movimiento juvenil, es necesario identificar que Cultura y Juventud, talvez desde diferentes frentes o desde diferentes escenarios, constituirían un solo entramado, un solo movimiento.
Y esa es una afirmación que para algunos aparece como invisible, porque en muchas iniciativas participativas, lo juvenil no aparece inscrito ó nombrado, pero cuando se acerca a los procesos, cuando se contacta las organizaciones, se identifica que la mayoría de aportes se dan, desde y para grupos juveniles, y que muchas de estas apuestas culturales, se construyen desde perspectivas con este carácter poblacional.
Para el año 1993, también los Festivales Juveniles se mantienen y se celebra el Primer Foro de Derechos Humanos de la localidad con perspectiva juvenil en el cual se debate la situación critica frente a los homicidios de jóvenes en Juan Pablo II y Jerusalén, y los grupos organizados juveniles apoyan con propuestas de desarrollo para la localidad en ámbitos sociales, de infraestructura, servicios públicos, salud y educación. De igual manera, las organizaciones empiezan a ser vinculadas a procesos formativos, principalmente en temáticas de derechos humanos, comunicación y expresiones artísticas.
Se construye la primera propuesta de Política Pública para la localidad con tres ejes estratégicos Productividad, Política y -Comunicación y Cultura-, esta propuesta es acompañada por organizaciones sociales juveniles del Sector A, B y C.
En el año 1994 se realiza en el Parque de Compartir el Festival “Para que la vida siga siendo joven”, en el cual escolares y jóvenes organizados conocen nuevas formas de expresión culturales, locales, distritales y nacionales. Grupos como Luz de Luna y Alianza Rap de Medellín, Grupo de danza de Ibagué y grupo de Teatro de Barranquilla participan. Y el festival que comenzó como una apuesta local se convierte en un Festival Nacional.
En ese año Ciudad Bolívar se presenta con este Festival en el Jorge Eliécer Gaitán,
“…Y era muy chistoso porque la policía nos estaba cuidando y cuando estaba cantando Gotas de Rap, la policía gritaba de emoción escuchando cantar a esos pelaos. Y acordarse de esa historia, digamos lo hace llorosiar a uno porque eso es la memoria colectiva de una localidad, y es muy triste recordar porque muchos de esos pelaos están muertos, de Alianza Rap de Medellín vinieron 12 y 10 de ellos ya no existen, bueno hay cosas allí que le remueven a uno la conciencia, y se pregunta uno, ¿para donde va este país cuando se han hecho este tipo de cosas?. Y esta localidad por la cual Bogotá no daba nada, y desde allí, reconocer que esta lucha no es mía… ES DE LOS CHINOS.
Por eso es que a mi, me da tanta rabia cundo los invisibilizan, porque son los chinos los que hicieron eso, yo solamente soy un man que se pelea cosas con el distrito, soy simplemente la cara para negociar.
Recuerdo unos chicos que presentaron una obra que se llamaba -La Vida- e hicieron muñecos con cartón, y bueno se inventaban miles de estrategias, porque a veces el recurso no alcanzaba. Y ver la gente de Bogotá, del instituto, del Ministerio de Cultura aplaudir a esos chinos, eso era mas que un galardón, ¡ese era nuestro trabajo!. Y era también mostrarle a los chicos que habían otras cosas, que no era solo el barrio, la esquina, el parche, que habían otras cosas, que podían parchar pero desde otro nivel.
Ver a los chinos colgados desde unos lazos y muchas veces sin seguridad, pero lo hicieron y se lo gozaron y eso esta en la memoria histórica ya no de Ciudad Bolívar sino de Bogotá, y visitar esas tumbas de esos chicos que trabajaron con nosotros y que por las condiciones de miseria, de pobreza y de rebusque que vive Ciudad Bolívar, los chinos ya no existen , y muchos que aun se mantienen, y son todas estas generaciones que han pasado por estos procesos, y que por eso es que nosotros mantenemos tan viva la memoria de esos muchachos, han pasado 16 años desde la muerte de los muchachos de Juan Pablo o de Jerusalén, pero para nosotros siguen vivos y eso es fundamental…” (Líder del Movimiento Juvenil en Ciudad Bolívar)
Así lo cultural y lo juvenil van formando un solo movimiento que tendrá la defensa de los derechos humanos como unos de sus pilares de acción.
En ese mismo año se culmina el proceso de formación con el recurso de la Consejeria para la Juventud, recurso que fue ejecutado por ONG’s como COLJUVENTUD, la FUNDACIÓN CORONA, la FUNDACIÓN SOCIAL, pero que no es evaluado de manera positiva por las organizaciones juveniles, porque estos proyectos tomaban rumbos distintos frente a las propuestas que ya se empezaban a consolidar por parte de los y las jóvenes.
Y las ONG’s (Organizaciones No Gubernamentales) identificaban acciones puntuales para cumplir en un periodo de tiempo, pero no lograban articular procesos, distinto a las lógicas institucionales, las organizaciones comunitarias se caracterizaban por jugarle a procesos de años, articulándose con las lógicas comunitarias en las cuales la construcción temporal cambia, y no importa si los debates ameritan tiempos de maduración, porque los logros se consolidan no solo de manera inmediata, sino también se construyen de manera prospectiva y se visualizaran, quizás solamente para las futuras generaciones.
Simultáneamente a estos debates, en el año 1995 se realizó el Primer Festival Juvenil de Ciudad Bolívar, y se dio una vez mas un intento de organización, se crea la Escuela de Liderazgo Juvenil acompañada por organizaciones como Juana de Arco, Comité Juvenil Nueva Argentina, Asojuvenil, Semillas Creativas, Club Deportivo San Francisco, Buscando Espacios en Potosí y el Grupo Juvenil Media Loma. En estos espacios de vuelve a pensar en la construcción de una Política Pública Local, y se inicia para esto, un proceso formativo con la Universidad de los Andes, en el cual se convocan a los miembros de la Escuela y de algunos centros educativos; como resultado de este proceso, se consolida una propuesta de Política Pública Local a nivel organizativo, consolidada a través del eje, cultural, social y político.
En el año de 1996 se realiza el V Festival Juvenil en el Centro Comunitario del Barrio Compartir, y se inicia la construcción de las Casas Culturales Juveniles Nueva Argentina y Perdomo, crece la propuesta de red de bibliotecas de Ciudad Bolívar en la cual se logra la dotación de aproximadamente de 15 bibliotecas de organizaciones juveniles, y nace en algunos colegios proyectos educativos como el de Potosí, “Escuela- Comunidad”. Se logra con recursos de la Secretaria de Educación y del Viceministro de la Juventud la compra de la Casa Cultural Arabia lugar donde confluyeron grupos como Menta Negra, El Periódico Ciudad Bolívar en Acción y el Grupo Juvenil de Arabia.
También la organización juvenil empieza un desarrollo de actividades lúdicas y culturales con niños, niñas y jóvenes del Barrio Perdomo Alto, y varias organizaciones juveniles y culturales apoyan el fortalecimiento del proyecto de comunicación del grupo juvenil del Perdomo.
A través de Iniciativas juveniles se logra la proyección de películas infantiles a los Hogares de Bienestar del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, con el apoyo de la Embajada Republica Popular de China.
A través de la unión de las organizaciones, Buscando Espacios, Asojuvenil y Nueva Argentina en Convenio con la Universidad Pedagógica se crea el programa de Jóvenes y Líderes para Ciudad Bolívar a través de la ley 3000 de reinserción. Allí nacen los dos programas de educación popular en Ciudad Bolívar, en Jerusalén y el Perdomo, posteriormente se implementaría en barrios como Caracoli y Vista Hermosa, allí los jóvenes de la localidad le apostaban a una nueva imagen del sujeto juvenil y un rechazo a los imaginarios que se construyen sobre ellos en los medios de comunicación. Se reconocen como una dinámica participativa totalmente distinta a las que se da en el resto de la ciudad y la cual tiene un rumbo propio, pero que también esta en capacidad de concertar acciones con entes gubernamentales y no gubernamentales en el plano local, distrital, nacional e internacional.
En 1997, Cuando el Congreso de Colombia decretaba la ley de Juventud, en Ciudad Bolívar las organizaciones Juveniles celebraban el Primer Festival Evaristo Bernate en Potosí y El Carnaval de San Francisco (SED San Francisco), además se realiza la Marcha de Antorchas Juvenil en solidaridad con los campesinos del Guaviare y Casanare, en donde participaron la mayoría de las organizaciones juveniles locales.
Nace la propuesta de la Mesa Local de Jóvenes con acompañamiento de Marta Sofía Amaya, Gerente Social del DAACD y de la línea de jóvenes de la segunda inversión de la Unión Europea en la localidad.
En este año organizaciones juveniles como FINCOPAZ, ARTESANOS DE VIDA, CASA ARABIA, EL PERIÓDICO CIUDAD BOLÍVAR EN ACCIÓN con EL COMITÉ JUVENIL DE BELLA FLOR y algunos jóvenes independientes participan en la II Plenaria de Asamblea Permanente por la Paz en Medellín y la Primera plenaria de Asamblea de Jóvenes por la Paz en Río Negro Antioquia.
Se da la elección de los primeros Consejos Locales de Cultura donde la participación juvenil es muy importante con La Casas Cultural Arabia y el Grupo Cultural de Potosí. Se buscan nuevos espacios con Nueva Argentina y la Corporación Cultural Futelasil.
En 1998 empieza la negociación de organizaciones juveniles en Arabia, Compartir y Cazuca por la Construcción de la Casas Culturales con la Unión Europea. Un grupo de Jóvenes de Jerusalén llega a la dirección gerencial y al Consejo directivo de la Corporación –Celodije-, y con esto, se logro la financiación de algunos grupos musicales y juveniles como el grupo de rap “peligro social”. Muchas de las organizaciones juveniles y culturales promueven la realización del Primer Foro “Planeación y juventud” donde se articula la primera propuesta de Plan de Desarrollo Juvenil articulado con el Plan Cultural.
En el año de 1999, se crea la Red de Organizaciones Juveniles en el Barrio Juan Pablo II con participación de Jóvenes de las Juntas de Acción Comunal. ASODIC, GERMANAR y JÓVENES DE SEMILLAS CREATIVAS realizan el Primer Festival Cultural en el Barrio Vista Hermosa y el I Festival de Regiones y la Primera Semana Cultural de Ciudad Bolívar.
Organizaciones como CODIEPSIR “Escuela Simón Rodríguez” empiezan un proceso de formación política juvenil, sobre toda con las organizaciones del sector B, en las UPZ 66, UPZ 67. Empieza la consolidación organizativa de las casas culturales, las cuales unen a organizaciones juveniles que trabajan en ese territorio.
La Mesa Local Juvenil continúa su trabajo barrial en Manitas, Altos de Jalisco, Vista Hermosa, Arborizadora Baja, recogiendo insumos para la propuesta de plan de desarrollo juvenil. Nace en el Barrio Jerusalén el programa de Bachillerato para Jóvenes y Adultos “Artesanos de Vida” en Convenio con el Colegio Camilo Torres donde estudian jóvenes de Cazuca, Arborizadora Alta, Sierra Morena y Jerusalén.
En el año 2001 se da la elección de los Segundos Consejos Locales de Cultura y en conjunto con las organizaciones juveniles se realiza la Asamblea Quiba 2001, donde se logro articular plenamente las Política Distrital de Jóvenes y la Política Distrital de Cultural con ejes estratégicos muy similares.
Se realiza el II Festival de Regiones y el III Festival Evaristo Bernate por la Corporación Cultural de Potosí. Las organizaciones juveniles participación en la discusión de la propuesta de la administración Mockus, para la Primera Política de Juventud para las localidades y el Distrito Capital.
Realización de la segunda semana cultural de Ciudad Bolívar y se logra concertar con al Administración local un presupuesto para la cultura y para jóvenes. Se inicia la discusión de las organizaciones juveniles y culturales de la construcción de una política pública local cultural, con líneas de acción en infraestructura, dotación, formación, investigación y etnoeducación basados en lineamientos de participación, descentralización y plan de acción.
En este Consejo quedan nuevas organizaciones sociales como ASOJUVENIL, POTOSÍ, GEMANAR, RÍOS DE PAVIMENTO, HUMANARTE, CUYECA AUDSUN, y logran obtener un espacio en al Alcaldía Local, además del manejo del Centro de Información Local, y nace el proyecto piloto cultural “Circo – Ciudad” donde se capacitan jóvenes de las organizaciones profesionales en artes circenses. Se siguen realizando los Festivales de regiones, el Carnaval de San Francisco y El Carnaval de Derechos Humanos.
A nivel distrital se establece la normatividad que regularía el Consejo Distrital de Juventud, los Consejos Locales de Juventud (CLJ), y el Equipo Local de Apoyo Interinstitucional a los Consejos Locales de Juventud (ELAI) a través del acuerdo 033 del 2001, y por primera vez en el distrito se crea una instancia institucional, reconocida legalmente por las administraciones locales y distritales.
En el año 2002, las organizaciones juveniles y culturales lograron concertar con la Administración local 1440 millones por año para escuelas de formación cultural por UPZ y la financiación de algunos Carnavales en la localidad, y procesos de formación artística para jóvenes en barrios como La Estancia, y Paraíso. Además de que las Casas Culturales lograron contratar con el Instituto de Cultura y Turismo varios proyectos para sus sostenibilidad.
Se da la elección del primer Consejo Local de Juventud de Ciudad Bolívar, proceso que fue Coordinado y Organizado por la Unidad Coordinadora de Prevención Integral de la localidad y recibió apoyo para su conformación del Gestor Local de Juventud de esa época y de algunas organizaciones juveniles que se aglutinaron alrededor de la Mesa MINGA.
Ese proceso estuvo constituido por una etapa de sensibilización, inscripción, elección e instalación de los Consejeros Locales de Juventud. La sensibilización se dio a la población estudiantil de instituciones educativas locales de grados octavo, noveno, décimo y once, a este grupo se le capacito en el origen de los CLJ y el soporte legal que los respalda.
La Inscripción en puntos centrales de la localidad se dio a 390 jóvenes, la primera inscripción se realizó desde el 27 de mayo de 2002 hasta el 11 de junio del mismo año, y en este proceso se inscribían tanto candidatos como votantes, luego el DAACD, a través de decreto estipulo un nuevo plazo para inscripciones extraordinarias que se dio del 5 al 20 de agosto, en este periodo la UCPI divulgó y promovió este espacio de participación para los jóvenes y se diseñó una programación para dos semanas que lograra mayor cobertura y mayor participación en la convocatoria que en la jornada inicial.
La etapa de elección, se dio el 27 de Septiembre del 2002, y la votación contó con un numero reducido de jóvenes para el esperado en el proceso de inscripción, el sábado 26 de octubre se realizó la instalación de los Consejos Locales de Juventud, proceso que estuvo a cargo de la Alcaldía Mayor de Bogotá. (Fuente: CAMACHO, Pilar. En: Consejos Locales de Juventud Universidad Católica de Colombia)
La conformación del primer Consejo Local de Juventud de Ciudad Bolívar estuvo conformado por 11 jóvenes que representaban organizaciones juveniles como: ORVIN (Organización Vida Nueva); propuestas musicales como el caso de KINDOM CRUE, y LOS DEL BARRIO; grupos culturales como el CENTRO SALESIANO JUAN BOSCO OBRERO, CASA DE LA JUVENTUD, RETAZOS DE ILUSIONES, ASODIC SIGLO XXI; grupos que apoyaban a poblaciones vulnerables como “OASIS”; grupos de generación y apoyo de procesos de liderazgo juvenil en Ciudad Bolívar como FUTURO DE CIUDAD BOLÍVAR, o grupos políticos como es el caso del MOVIMIENTO INDEPENDIENTE DE RENOVACIÓN ABSOLUTA –MIRA- . (Fuente: CAMACHO, Pilar. Tesis de Maestría)
En el primer proceso de elección del Consejo Local de Juventud en Ciudad Bolívar se encuentra que el proceso de convocatoria estuvo dirigido a población estudiantil, en su mayoría. Y muchos de los liderazgos que surgieron no se mantuvieron en el tiempo, ya que el potencial votante se encontraba en el ultimo grado de la secundaria, y en términos de un año el grupo votante se dispersaba, por lo tanto no continuaba un proceso de veeduría o de respaldo a esa elección, y eso genero de alguna manera que no se mantuvieran acciones proyectivas frente a ese proceso.
De igual manera el que esa sea una instancia consultiva y no decisiva afecto en gran medida a los liderazgos que surgieron de grupos organizados que esperaban reivindicaciones frente a los procesos de los que participaban y que considera que ese espacio no brindo las expectativas que muchos tenían hacia el y por lo tanto tomaron posiciones criticas frente al mismo.
“En esa época tuvimos tres cambios de asesores, pensando que talvez con el cambio de asesor se mejoraba la situación, pero no, se hizo una salida a Villa a Leyva y allí volvieron dos compañeros, pero luego los mismo, no teníamos incentivos, no teníamos oficina, a veces teníamos que sesionar en un parque porque no nos prestaban la Alcaldía, todos trabajábamos o estudiábamos y teníamos el mismo problema solo podíamos reunirnos en las noches o los sábados o domingos y ninguna institución nos prestaba las oficinas, el único que nos prestaba era el Polideportivo allí nos daban el espacio pero a veces nos tocaba afuera, porque tenían un evento y no se podía entrar. Se lograron algunas cositas, se presentaron ideas en la construcción de la política publica, en esa época estaba preparando la política publica el CIDER, la Universidad de los Andes y pues el DAAC. Así contribuimos un poco a ese proceso y pues lo que no se hizo a nivel local se hizo a nivel distrital, allí yo era delegada del CLJ para distrital y el Consejo Local desapareció, lo único que hicimos fue plantear algunas metas para el Plan de Desarrollo Local, y tuvimos una reunión con la Junta Administradora Local (JAL), bueno ese dia casi llegue yo sola, pero igual el ejercicio se hizo, allí no se logra presupuesto frente al presupuesto local, pero en el distrital se pidió por ejemplo que se hiciera lo del Sistema Local de Juventud para participar, y pues se lograron cosas en el distrital que luego son retomadas en el local, y ahora estamos trabajando El Sistema Local de Juventud, La Política Pública, El Plan de Desarrollo, se presento la metodología para el Sistema Local de Juventud, pero principalmente se pidió que la Política Publica fuera un acuerdo, porque no se quería pasar por lo mismo del 2003, en donde de todas manera se hizo un ejercicio y nuevamente empezar, nos daba miedo que llegara otra administración y no retomara este proceso, entonces se quizó que se dejara como Acuerdo, y es lo que estamos trabajando ahora…”. (Consejera Local de Juventud Ciudad Bolívar)
En esa año también es importante la desarticulación de la Mesa MINGA (Hoy conocido como Mesa Local de Jóvenes), allí algunos visualizan que se presento una “lucha de poderes” entre los nuevos Consejeros y los jóvenes de la Mesa, en dos instancias que de alguna manera eran distintos, unos que traían toda la experiencia de trabajo con la localidad y con una propuesta política concreta y otros que iniciaban un proceso. Sin embargo en un periodo de 6 meses solo 1 joven del CLJ queda haciendo ejercicio de su rol, precisamente la delegada para el Consejo Distrital, el resto de los Consejeros Locales se disolvieron.
En este año también se realiza el Festival de Regiones, el Carnaval de San Francisco y el Carnaval de Derechos Humanos.
También se realiza el proceso de conformación de los núcleos organizativos zonales, iniciativa de ASODIC Siglo XXI, y que luego es puesta en consideración de la MESA MINGA y luego es plasmada por la institucionalidad.
A través de esta iniciativa se planeaba la construcción de unos núcleos organizativos sociales que se constituyeran a través de redes de organización por Unidades de Planeación Zonal (UPZ) para beneficiar a los y las jóvenes de cada una de estas zonas, en un proceso que consolidara redes de organizaciones. Un ejercicio que se realizó con varias organizaciones, y en cada una de ellas se construyo un plan de acción, esos ejercicios dejaron algunos insumos que luego se plasmaron en un proyecto que financió el Fondo de Desarrollo Local y se ejecuto a través de la Asociación Cristiana de Jóvenes.
Así se realiza un ejercicio de reconocimiento de nuevos horizontes, de puestas en común. Sin embargo se hicieron planes de acción que nunca se llevaron a cabo por falta de voluntan política, lo que fracturo el trabajo realizado

Recrudecimiento de la Violencia en Jóvenes

En el año 2003 las organizaciones juveniles empiezan a sentir la presión y muerte de sus jóvenes por parte de los grupos armados ilegales, sin embargo continua con su trabajo social.
Continua la realización de Escuelas de Formación cultural y los Festivales locales priorizados por el Consejo Local Cultural. El Consejo Local de Juventud se desarticula y en ese año no se logra impactar en la financiación local de proyectos relacionados con la población juvenil.
En este año se realiza El Primer Festival de RAP, con recursos de la administración local.
En el año 2004, se comienza los contactos institucionales con el Departamento Administrativo de Bienestar Social (DABS), el Consejo Local de Cultura para articularse al trabajo juvenil local articulado en algún sentido con el Consejo Local de Cultura. Las Casas Culturales continúan su trabajo en áreas deportivas, culturales y proyectos educativos no formales, con niños a través de las Biblioteca en Convenio con Algunos colegios distritales.
En marzo de 2004 se crea el Sistema de Alertas Temprana y en el mes de junio se oficializa, en septiembre se realiza la primera reunión donde la Defensoria comunica que hay unas situación que afecta principalmente a la población juvenil como victimas de homicidio, en la cual se articulan acciones de grupos de “limpieza social”, Asesinatos de configuración múltiples y hechos directamente relacionados con eventos de conflicto armado.
Allí se vuelca nuevamente la mirada hacia los jóvenes, ya no como victimarios sino como victimas, y se establece una estrategia de intervención social integral, que propuso el que diferentes entidades se sentaran a coordinar acciones en estas zonas. Esta situación crítica llevo a que las instituciones tendrían que demostrar resultados de su intervención en un periodo de solo 3 meses, eso logro que las institucionales tuvieran que pensar una intervención integral, más allá de las intervenciones sectoriales e intersectoriales que eran el denominador común de sus procesos.
El 7 de Diciembre de 2004 se realiza la movilización juvenil y social “Para Seguirle la Línea a la Vida”.
“Esta movilización tiene el carácter de apoyar a las organizaciones juveniles de la ciudad, que desde su propia voz, dan respuesta ciudadanas no violentas frente a las muertes de hombres y mujeres jóvenes en la localidad de Ciudad Bolívar; como acto de compromiso para fortalecer el tejido social desde la solidaridad. Es una movilización, no es un evento simple, es un hito, es el inicio de un proceso de construcción de reacción ciudadana activa frente al contexto de violencia social y política en la localidad, para exigir el respeto a la vida”. (Comunicado del 7 de Diciembre Movilización Juvenil para y Social para Seguirle la Línea a la Vida)
En este año nace la propuesta de la Red de Organizaciones Sociales de Ciudad Bolívar con la participación activa de los jóvenes de las UPZ, 65, 67 y 70.
Se realiza la feria Educativa el 10 y 11 de Noviembre donde nace el Buzón de Denuncias, una estrategia que permitió que los y las jóvenes de la localidad pudieran expresar ¿que les dolía?, ¿como se sentían frente a eses dolor?, pero también proponían acciones alternativas frente a ese dolor.
Este ejercicio permitió identificar que existía una percepción negativa muy fuerte de los y las jóvenes frente ala fuerza pública y frente a su propio contexto. Y se identifico que el joven y la joven de la localidad, no es un ser al que no le importa nada de la sociedad en la que habita, sino que es un sujeto critico y activo en las lecturas que realiza sobre su propio entorno y cotidianidad.
Se reconoció de igual manera el arte como la principal forma de expresión juvenil, un proceso que permitió la anonimidad de las denuncias y la articulación de la relación jóvenes y entidades.
El análisis de ese buzón permitió un ejerció concertado ente jóvenes y actores institucionales, un ejercicio que se realizo de manera dispendiosas, el cual permanente se socializaba, se revisaba, y a partir del cual se crearon estrategias para que lograra incidencia política.
En el año 2005 Se vuelve a conformar la Mesa Local de Jóvenes de Ciudad Bolívar, con reuniones en la Alcaldía Local y posteriormente en el Centro Operativo Local (COL) de Ciudad Bolívar, consolidándose su participación en el Subcomité de Juventud del Consejo Local de Política Social, (CLOPS) también logran establecer una oficina, con algunas posibilidades logísticas como un computador, hoy cogestiona iniciativas y su presencia inyecta fuerza al proceso juvenil de la localidad..
En este año a través de las Caminatas nocturnas se articula una estrategia de resistencia civil no violenta, una estrategia creada por Hernando Gómez Director del Observatorio Urbano de Cultura y Turismo de Bogotá, pero una estrategia que ha sido posible a través de la Mesa de Jóvenes de Ciudad Bolívar.
Hoy en Ciudad Bolívar se han realizado mas de 20 caminatas y se han realizado tomas nocturna, en las cuales los y las jóvenes recorren la noche en territorios de conflicto, en territorio de miedo.
Otras estrategias como hacer CINE FOROS, como el realizado en el barrio Potosí, donde se proyecto Voces Inocentes, y el que hoy se logre apoyo logístico para hacer las caminatas, ha permitido que la gente de la ciudad vea otra cara de la localidad. Una localidad que se constituye como territorio de paz, una localidad que permite ser recorrida y reconocida en sus noche, una estrategia en la que se visibilizan los actores locales, aquellos invisibilizados, los que no están organizados, jóvenes anónimos cuya forma de articulación, es ese núcleo primario de reconocimiento del barrio popular…el parche.
En septiembre del 2005 se realiza la Movilización “Para que la vida Siga Siendo Joven”marcha en la que participan mas de 50.000 jóvenes reivindicando el derecho a la vida, en un proceso de acción política no violenta y reconciliación.
Un mes después se realiza el Mandato por la vida, En un acto especial presidido por las organizaciones juveniles y sociales de Ciudad Bolívar, la Mesa por la Vida de Ciudad Bolívar y REDEPAZ, una iniciativa que se hizo con la Registraduría Nacional del Estado Civil. Y que se articulo como jornada de participación ciudadana por la Vida y la Paz, y que se articulo a las acciones de la Semana por la Paz-2005
A través del acuerdo 159 de 2005 Se establece los lineamientos de la Política Pública de juventud para Bogota, acuerdo que contiene el objeto de la política, definiciones y fundamentos, los fines, los principios, los ámbitos estratégicos de acción, las metodologías, el plazo para su diseño y adaptación, las responsabilidades y los contenidos que esta debe contener, con el acuerdo 208 de 2006 se modifican las metodologías y plazos para el diseño y adopción de la Política Pública Distrital de Juventud.
A finales de 2005 se vuelve a convocar para la Conformación del Segundo Consejo Local de Consejeros de Ciudad Bolívar, allí se realiza una convocatoria abierta que tenia como objetivo sensibilizar, informar y promover la participación activa en el proceso de elección y estuvo dirigida principalmente a: personeros, consejos estudiantiles, jóvenes de colegios y universidades públicas y privados, organizaciones juveniles de carácter social, comunal, cultural, ambiental y político que deseen participar en los Consejos Locales de Juventud.
La estrategia de comunicación diseñada para el proceso se llamo Poder Joven y planteo una propuesta que estuvo difundida en radio, prensa y televisión, se utilizaron piezas comunicativas como plegables informativos, cartillas para multiplicadores , Afiches, Kit electoral, avisos de prensa, cuña, comercial, volantes, murales, balance del Consejo Local de juventud 2002-2005, las elecciones se realizaron el 30 de septiembre de 2005 y tuvieron como puestos de inscripción, el Colegio el Paraíso, el IED Rodrigo Lara Bonilla, el CADE de Candelaria, El Poliderportivo la Estancia, el Salón Comunal Paraíso, la Alcaldía Local, el COL de Ciudad Bolívar, el IED la Estrella del Sur, el IED Estrella del Sur, el IED Rural Mochuelo Alto, el Sena de Meissen, el Cedid de Ciudad Bolívar, el IED rural de Pasquilla.
La lista de Candidatos estuvo compuesta por 15 jóvenes y sus respectivos apoyos, para Ciudad Bolívar los Consejeros Elegidos fueron los siguientes:
Cuadro N. 1
NO. LISTADO DE CONSEJEROS
1 SANTOS QUINCERO SERGIO SEBASTIÁN
2 GONZÁLEZ SIRLEY VIVIANA
3 PÉREZ QUINCENO SANDRA PAOLA
4 PÉREZ ZAMBRANO ELKIN LEONARDO
5 CORTES CARVAJAL FRANCY MARITZA
6 TÉLLEZ DE LA TORRE JUAN CARLOS
7 CORREA CRUZ JOHONER VINICIO
8 PANQUEVA ARGUELLO JENNY MARISOL
9 RODRÍGUEZ RINCÓN DIANA CAROLINA
10 BUENA GARZÓN SANDRA YULIMA
11 RONCANCIO CASALLAS LORENA
Actualmente dos de los Consejeros elegidos no están asistiendo y se esta realizando el respectivo tramite para que los jóvenes que los acompañen.
En marzo del 2006 se da inicio al proceso de implementación del Sistema Local de Juventud, que tiene como objetivo desarrollar un análisis situacional de juventud en Ciudad Bolívar, la construcción de la política publica de juventud, y el desarrollo del plan de desarrollo juvenil.
A través de este recorrido histórico se reconoce como la organización juvenil de Ciudad Bolívar, se consolida como movimiento social, como organización que busca tejer procesos de reconocimiento del sujeto juvenil, proceso en el cual se busca que la institucionalidad comprenda que detrás de ellos hay unos antecedentes históricos que los han gestado. Y Desde ellos el movimiento juvenil ha ido construyendo un norte las cuales confluyen propuestas como “Ciudad Bolívar territorio de Paz”, “Ciudad Bolívar como zona de reserva Forestal”, “Jóvenes Construyendo Propuestas Alternativas de Cultura y Comunicación” y “Jóvenes por la Promoción y Fortalecimiento de Procesos Organizativos y Participativos Juveniles”. Propuestas que posicionan a Ciudad Bolívar no solo como constructora juvenil de apuestas en el ámbito local sino también como innovadora de ideas para la construcción participativa de ciudad.